12 – Joy Adventurers

Las peticiones para unirse a clanes se acumulaban. Todos querían la ayuda de aquellas jóvenes sacerdotisas dispuestas a ayudar en las guerras de clanes.

Pero la princesa no estaba convencida sobre aquello por alguna razón. Por lo que le habían contado, de algunos clanes, temía las responsabilidades que acarrearía, la obligación de acudir a las guerras, entrenamientos más duros y aburridos. Y también el no poder seguir realizando sus expediciones y aventuras…

Después de mucho pensarlo, y apoyada por su amiga tomó la decisión: Fundaría su propio clan.

El sabió «Román también le dijo: Yo te seguiré, princesa. Dónde quiera que vayas, podrás contar conmigo«.

Uno de sus amigos le regaló el objeto que se necesitaba para la fundación de un clan… Un cristal dorado. Era el pago necesario para ello, y que se obtenía en una gruta de no muertos.

Habían ido allí en ocasiones a entrenar, pero no era sencillo conseguirlos.

Finalmente, tenía uno en sus manos.

Ahora sólo quedaba realizar la inscripción para que lo que necesitarían un nombre…

Tenía claro lo que quería: Formar un grupo donde pudiera unir a esa gente con un espíritu aventurero como el suyo. Con ganas de recorrer el mundo.

Y que lo más importante fuese la diversión.

Así es como nació el clan de Joy adventurers.

Y juntos vivieron montones de aventuras, recorriendo todos los rincones de Mideralia.

Sobre los Enlaces de Afiliado

En este Blog encontrarás banners publicitarios y enlaces de programas de afiliados, por ejemplo de Amazon, Tutete o Escuela Bitácoras.

La compra a través de estos enlaces ayuda al mantenimiento del Blog, y no te supone un coste adicional.

Si quieres saber más puedes leer aquí.